Sunday, March 16, 2008

The Miracle Machine: La Carrera de Calidad de Vida

La Máquina Milagrosa: La Carrera de Calidad de Vida

¡La máquina Milagrosa!...Asi la llamaba la gente. Así la mencionaban y reconocían todos los pacientes o usuarios que se beneficiaban de ella.

Y es que parece increíble el poder curarse de múltiples enfermedades con el solo hecho de periódicamente y durante unos cuantos unos días, beber 1 o 2 vasos de 8 onzas de agua de agua activada; e inhalar después, 5, 10, 15 ó 30 minutos de este aire activado que la misma máquina producía.

Cuando empezé mi trabajo con esta maravillosa máquina y me impresionaba con sus maravillosos resultados en el crítico y difícil campo de las enfermedades, nunca visualizé hacia donde iba a llegar.

La gente - creía yo - solo estaba pasando un momento emocional al respecto. Todo lo que sucedía alrededor de las aplicaciones de esta terapia era fundamento de una simple ilusión.

De hecho, esto me lo dijo el primer médico que invité para ayudarme con la carga que se me venía encima -cual es- la de la correcta evaluación de cada una de las patologías sobre las cuales estaba observando resultados maravillosos, cual nunca vistos antes en mi Villa.

Y todo empezó con el tratamiento contra el asma de mi último varón. Cuatro(4) simples días de terapia y sus síntomas totalmente desaparecieron por completo. Incluso, Quintín, su médico de cabecera se sorprendió cuando lo dije "no más hospitales, ni internaciones de emergencia, mi hijo está curado de su asma".

Y zas que se me viene un resto de estudiantes de la escuela primaria en la que me hijo estudiaba. La maestra se dió cuenta por comentarios inusuales de boca en boca, que Edwin se había curado del asma con un aparatito que yo tenía.

Sin preguntarmelo, me empezó a enviar una delegación cada vez más numerosa y de mayor responsabilidad, a una buena cantidad de niños de la escuela para darlos tratamiento con la máquina milagrosa.

Sin preocupaciones iniciales, procedí con la terapia inofensiva. Agua y aire a nadie pueden hacerle daño - me decía - pero algo me preocupaba. El caso de llevar un control correcto, estadísticas y datos de lo que estaba haciendo. Esto era para mi de singular importancia. Algún día tenía que contestar la pregunta de "¿Cuántos casos de cada enfermedad has tratado?"

Empecé con mi cuadernito de trabajo y aplicando mis conocimientos universitarios de llevar un buen control. Y asi iba avanzando tenazmente, día tras día, jornadas de 10 y 12 horas. Agotadoras pero muy llenas de entusiasmo observando los fantásticos resultados en el campo de la salud humana.

Pero todavía tenía muchas dudas: ¿Cómo, porqué, qué, quién, dónde? Múltiples interrogantes adverbios y sujetos de muchas preguntas cuya información, por el momento no encontraba respuesta. Objetivamente comprendí que necesitaba más información.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home